Nuevos cambios en el 11.3 de las Leyes de la FIDE

Artículo de:
A.F Enrique Pescador
Se veía venir. Tres meses ha durado la redacción del artículo 11.3 de las Leyes de la FIDE. Vamos a recordar dicho artículo:
a. Durante la partida está prohibido que los jugadores hagan uso de cualquier tipo de notas, fuentes de información o consejos; o analizar cualquier partida en otro tablero.
b. Durante la partida, está prohibido que un jugador tenga un teléfono móvil y/u otros medios de comunicación electrónicos en el recinto de juego. Si es evidente que un jugador trajo un dispositivo de este tipo al recinto de juego, perderá la partida. El adversario ganará.
Las bases de un torneo pueden especificar una sanción diferente, menos grave.
El árbitro puede requerir al jugador que permita la inspección de su ropa, bolsos y otros artículos en privado. El árbitro o una persona autorizada por el árbitro deberá inspeccionar al jugador y deberá ser del mismo sexo que éste. Si un jugador se niega a cooperar con estas obligaciones, el árbitro tomará medidas de acuerdo con el artículo 12.9.

Curiosamente, la FIDE no ha tocado para nada este último párrafo, que fue el que gran polémica causó en este mismo blog (aquí) cuando se redactó. Realmente, no creo yo que en tres meses, algún árbitro se haya visto en la tesitura de tener que inspeccionar (o sea, cachear) a ningún jugador porque sospeche que llevaba algún pinganillo o algo parecido.

Sin embargo, el apartado “b” ha suscitado no sólo polémica sino un gran desasosiego en los jugadores y los árbitros. En muchas ocasiones, los árbitros han hecho caso omiso de este artículo (sobre todo en torneos a ritmo rápido) y han permitido que los jugadores estuvieran jugando con el móvil apagado encima de la mesa dando a entender que, de esta manera, el oponente podía ver en todo momento qué uso le daba su rival a dicho dispositivo. En otros, el árbitro ha sancionado al jugador al que le ha sonado el móvil con la pérdida de la partida, directamente. En muy pocos, el árbitro ha adoptado “una sanción diferente, menos grave”.

Pero durante la celebración de la Olimpiada de Tromso se pudo ver la nula efectividad de este artículo. Se instalaron arcos de seguridad por los que debían pasar más de mil personas cada día para detectar los móviles, lo cual hacía que los jugadores llegaran tarde a su partida y perdieran, no por llevar móvil, sino por retraso. El árbitro principal, Takis Nikolopoulos, fue el primero que dijo claramente “esta regla no me gusta pero hay que aplicarla”.

Así que el Comité “anti-trampas” de la FIDE sugirió que las Leyes del Ajedrez fueran modificadas. Y eso mismo hizo al día siguiente la Comisión de Reglamentos. Ahora la redacción del apartado “b” es así:
Durante la partida, está prohibido que un jugador lleve encima un teléfono móvil, medios electrónicos de comunicación o cualquier dispositivo capaz de aconsejar jugadas en el recinto de juego. Sin embargo, las reglas de la competición pueden permitir que dichos dispositivos permanezcan guardados en una bolsa del jugador, siempre que el dispositivo esté completamente desconectado. No se permite que un jugador lleve una bolsa que contenga tal dispositivo sin permiso del árbitro. Si es evidente que un jugador lleva encima un dispositivo de este tipo al recinto de juego, perderá la partida. El adversario ganará.
Es interesante ver cómo no sólo cambia la redacción: ahora se hace énfasis en la expresión “llevar encima” (“carry on their person”) de la misma forma que se lleva escondida un arma. Es decir, está prohibido llevar el dispositivo “solapadamente”. Pero sobre todo, el cambio más drástico es que, si avisas al árbitro que llevas el móvil dentro de una bolsa (bolso, mochila, faltriquera o lo que sea) y está completamente desconectado y el árbitro lo autoriza, no pasa nada.

En mi opinión, hemos mejorado bastante. De todos modos, no se autoriza a que el móvil esté encima de la mesa, sino que debe estar guardado. Yo creo que lo mejor sería que antes de empezar una partida, el jugador enseñe su móvil al contrario, lo guarde en su bolsa (si es posible, con la batería removida) y se empieza la partida sin ningún problema.


No sé si una regla de las leyes del ajedrez ha sido tan efímera. La nueva redacción entra en vigor el 1 de octubre, justo tres meses de que entraran en vigor las nuevas Leyes del Ajedrez.
Share on Google Plus

About Miguel Álvarez

    Blogger Comment
    Facebook Comment

32 comentarios :

  1. Creo que se podría añadir a la excelente explicación, que la normativa "nueva" no podrá ser aprobada hasta la próxima Asamblea de la FIDE de 2015. Por lo tanto lo que hace el presidente de la comisión de árbitros de la FIDE es hacer un llamamiento a los árbitros a que hagan uso del nuevo texto a partir del 1 de octubre sin haber sido aprobado en asamblea.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podría ser también un mandato del Presidente de la FIDE, como cuando mandó a la organización de Tromso a admitir al equipo femenino de Rusia aunque no presentó la documentación a tiempo...

      Eliminar
    2. En efecto. En la FIDE priman los modos "soviéticos".

      Eliminar
  2. Antes de hacer ningún comentario: ¿la expresión "carry on their person" significa "llevar encima" en lugar de "llevar en su persona"? Si he entendido bien a Enrique, el matiz importa mucho porque prohibiría llevar "solapadamente" el dispositivo.

    Casi cabe echarse a reir. El nuevo texto es apresurado como el anterior.

    Pregunta Enrique si ha existido antes un cambio de reglas que haya durado tan poco tiempo. Aunque es algo distinto recordemos que la FIDE aprobó en 2012 numerosos cambios, que debían entrar en vigor el 1 de julio de 2013. Existió una larga vacatio legis ¡y pocos días antes de la entrada en vigor, suspendió tales cambios! Es decir, las nuevas reglas tuvieron una vida de 0 segundos. Menos que algunas partículas atómicas.

    Recomiendo leer las bases del Festival de Roquetas 2015. Ahí propuse una solución que me parece más adecuada. La solución es tan sencilla como introducir el dispositivo en una cajita o sobre sellado que anula la capacidad de comunicación del artilugio. Al quedar anulada radicalmente tal capacidad...¡deja de ser un dispositivo de comunicación! La gran ventaja es que queda en posesión de su dueño. Cuesta céntimos.

    En cambio, la solución FADA de dejar el dispositivo sobre la mesa, a la vista, tenía los siguientes problemas:
    a) era antireglamentaria (contra las propias reglas de la FADA);
    b) no respetaba la regla FIDE existente;
    c) dejaba inquieto al propietario. ¿Podía el dueño tomar el aparato cuando se ausentaba momentáneamente de la mesa? ¿Usted, lector, dejaría su querido móvil sobre la mesa mientras se ausentaba en los servicios, por ejemplo, a la vista de cualquier "chorizo"?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería decir que la solución que propugno no sólo anula radicalmente la capacidad de comunicación del artilugio, dejando de ser "dispositivo de comunicación", sino que permite un pleno control arbitral sobre el mantenimiento de esta situación hasta la conclusión de la partida, ya que el árbitro sella (sello de seguridad) y revisa finalmente que el sello está intacto.

      Eliminar
  3. Sí, he investigado el origen de la expresión "carry on his/her person" y se usa sobre todo para el caso de portar armas. Pon la expresión en el google y siempre aparece asociado a rifles, pistolas y demás. O sea, que la FIDE trata a los portadores de móviles como portadores de armas...

    Lo de la caja o del sobre sellado no lo contempla la FIDE. Es lo que se suponía que iba a hacerse en la Liga Andaluza por equipos, pero cinco días antes de su comienzo, hay que cambiar lo previsto. Yo creo que no se hace así porque no quieren endiñarle al árbitro la responsabilidad de custodiar decenas (o cientos) de móviles.

    ¿En Roquetas tenías una caja con 200 móviles? ¿Y cada vez que terminaba un jugador tenías que abrirla para devolverle el móvil? Poco práctico me parece eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni hablar. No era eso lo previsto en la Liga Andaluza. Lo que tenían previsto es dejar el móvil sobre la mesa. Justamente para evitar prudentemente que el árbitro no sea el que custodie móviles, que es una soberana estupidez.

      ¿No recuerdas que en los Campeonatos de España comenté que era una torpeza que la Federación o el árbitro se convirtieran en depositarios? Porque las obligaciones del depositario no las dicta la FADA, como ví en su momento que escribían en FADA, sino el Código Civil. Por eso, cada vez que he tenido ocasión, interviniendo en bases de torneos, siempre he procurado introducir la cláusula de que ni el árbitro ni el organizador asumen tales custodias.

      Pero también es una mala solución dejar el móvil sobre la mesa, a expensas de ser "distraído" por alguien.

      Por lo demás veo que no has entendido absolutamente nada de lo que digo. He explicado claramente que cada móvil se introduce en una cajita o sobre sellado y que lo custodia el propio jugador. Nada de cajón...

      Importa un comino que la FIDE lo contemple o no. El móvil deja de ser "medio de comunicación". Se introduce y sella en una cajita que evita totalmente recibir o enviar ondas...

      Eliminar
    2. Con respecto a lo de la FADA, no me gusta dejar el móvil encima de la mesa, no sólo porque me lo puedan chorizar cuando me vaya al cuarto de baño, sino porque ¿qué pinta un móvil encima de la mesa? ¿sacamos también la cartera, las llaves, las gafas? ¿las galletas y el plátano?

      Con respecto a la cajita o sobre sellado... Ya veo que no es una caja sino varias decenas. Me sigue pareciendo poco práctico. La caja la debería traer el jugador. La organización no puede traer tantas cajitas ni el árbitro puede estar sellando todas las cajitas antes de empezar la partida. Por eso veo que la bolsa sería una opción más práctica.

      [Modo ironía on] La FIDE debería homologar un tipo de bolsa igual que se crearon los recipientes para poder llevar líquidos en los aviones. La bolsa debería ser transparente para que se viera que solo contiene el móvil y nada más.

      Eliminar
    3. Cuando te empeñas, te empeñas. Esto empieza a tener humor. ¿Así que se trata de llevar una bolsita transparente, pongamos de plástico, que se trae uno de casa y que debe colgar en modo "carry on his/her person"? ¿En el cuello? Me divierte la idea de jugadores que van y vienen por los pasillos, todos ellos con sus bolsitas, como pacientes que arrastran la bolsa de suero.

      ¿Y cuando vayan al servicio...? ¿Que hacen con su bolsa transparente? ¿Prometen que no la abrirán, palabrita del Niño Jesús, tras la puerta cerrada? ¡Hombre! Mi sobre sellado tiene sus ventajas. Puñetas.

      Cuando te empeñas, te empeñas. Tus ojos se concentran en la palabra "cajita" y ya no pueden ver que también hablo de "sobre". En tu próximo comentario avanza la ventaja de la bolsa transparente de plástico que cuelga de algún sitio visible con respecto al sobre sellado.

      Sé de buena tinta que a Nigel Short le sonó un móvil apagado. Es un caso famoso. Hay aparatos a los que les suena una alarma o un aviso de que la batería se acaba. ¿Se pierde? Me adelanto a tu respuesta, querido Enrique: "si suena es que no está totalmente apagado". Pero fíjate en la regla: de lo que habla es de "completamente desconectado". La desconexión hace referencia a la falta de capacidad para transmitir o recibir... Repito: ¿y si suena? No prejuzgo tu decisión.

      Eliminar
    4. Me gusta más la idea de la cajita o bolsita, QUE TAMBIÉN SE PUEDE UNO TRAER DE CASA, claro hombre. La idea básica es anular técnicamente su capacidad de ser herramienta de comunicación y la garantía del sello arbitral. Apúntate a la idea porque se impondrá.

      Eliminar
  4. Un comentario así en plan "como tonto" ¿Hemos pensado alguna vez en tomarnos el ajedrez como un deporte? ¿Alguien ha visto quejarse a un karateka por no usar el móvil en un combate? ¿A un fubolista por dejarlo en su mochila en los vestuarios?...

    Seamos serios, creo que es mucho más sencillo admitir la norma de no llevarlo a la sala de juego que andar con estúpidos remiendos. No pasa nada por dejar el móvil en el coche o en la habitación del hotel... Hay quienes los dejan en vestuarios, que son zonas comunes y no he leído yo quejas al respecto...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Qué sensato eres, Miguel! La próxima vez que vayas a un torneo de rápidas, donde la regla del móvil también rige, deja el aparatito en el hotel o en el coche. ¿Y si no tienes habitación ni coche?

      ¿Hay quien los deja en el vestuario? Eso sí que es nuevo. Será en los deportes "sudorosos", que tengan taquilla donde dejar los pantalones, etc.

      Eliminar
    2. Miguel, no me abandones, yo siempre seré tu bolsita.

      Eliminar
    3. Guillermo efectivamente yo soy un privilegiado, tengo amigos como Jose Manuel que SIEMPRE se quedan con mi móvil, es más, hasta ha dormido en su casa.

      Eliminar
  5. Claro que es muy humorística la situación. A partir de ahora en las bases del torneo recordamos a los jugadores que si van a traer móvil se traigan también una bolsita o sobre o yo que sé. Es todo muy surrealista desde el principio. Pero esto es lo que nos pasa en todos los aspectos de la vida: perder libertad para ganar en seguridad implica tomar decisiones controvertidas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú mismo hablas de una bolsa. Lo que no aclaras es si puede irse al water con la bolsa. Si puede llevarla entonces puede obtener ayuda con el aparato. Y si no puede llevarla volvemos al problema del depósito.

      Mi bolsa es la misma bolsa de la que hablas pero con un poco de papel albal que envuelve el móvil y un sello adhesivo de seguridad que cierra la bolsa. este método que propongo resuelve los problemas. ¿Hay molestias? Claro.

      Eliminar
  6. Enrique, en el último Open de Benasque, que eras miembro del equipo arbitral, sancionaron a un jugador con la perdida de la partida por llevar encima el móvil, o ¿era porque le sonó?
    Cuéntanos los detalles, si eres tan amable.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Si claro pero "eran otros tiempos" en los que un móvil incluso apagado no se podía traer a la sala de juego. Le sonó y el árbitro principal hizo lo que tenía que hacer. Te puedo decir que en los bolsillos de los jugadores se notaban los móviles pero "podrían ser ipaquetes de tabaco"...

    A partir del 1 de octubre la cosa cambia. Y quién sabe si la cosa cambiará el 1 de enero. Por cierto Roquetas empieza el 2 de enero. A lo mejor la FIDE prohíbe tajantemente los sobres sellados. Todo es posible...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La idea, Enrique, es que un DISPOSITIVO DE COMUNICACIÓN pierda esa condición durante la partida. En tal caso, ya no le sería aplicable la regla de marras.

      Si le damos un martillazo al móvil y lo machacamos queda liquidado definitivamente en su condición de artilugio de comunicación. (Por cierto, ¿y si alguien lleva "solapadamente" un móvil averiado en el bolsillo?).

      A mí se me ha ocurrido un sistema menos drástico y más elegante: envolvemos el móvil en papel de aluminio. Lo introducimos luego en un sobre. El árbitro le pone un sello adhesivo de seguridad (existen muy baratos) con la oportuna descripción (hay una idea alternativa que no digo de momento). El jugador mantiene su querido aparato en el bolsillo o donde quiera. Al concluir la partida el árbitro comprueba la integridad del sello. ¿El sello ha sido roto? Pierde.

      Para mí no será difícil: yo ya era árbitro cuando existían los sobres de jugadas secretas. Tú, Enrique, lo tienes peor.

      Eliminar
    2. El principio físico es el muy conocido de la jaula de Faraday. De hecho he visto en el mercado que venden petaquitas o algo así para los móviles con el propósito que he descrito.

      Miguel: es cierto que lo definitivo es no permitir el móvil. Lo que ocurre es que la experiencia mundial ha sido muy mala. Quod erat demostrandum... Lo que sostienes como algo práctico ya te ha demostrado la práctica que no es nada práctico...

      Hay que dar soluciones. Siempre será posible, sea cual sea la regla, sea más o menos rigurosa, que un árbitro deba autorizar un móvil. Incluso puede que permita que suene un móvil, cuando exista un motivo muy especial. pensemos en una razón médica.

      Eliminar
  8. Sólo he de decir una cosa, no tenía muy claro si iba a ir al Open de Roquetas este año, cosas de fechas y otros torneos en mente pero por no perderme la posibilidad de ver a D. Guillermo, con un mandil, cual madre preocupada de sus polluelos, diciendo uno a uno a los jugadores: " A ver fulanico, mete el desayuno, que diga móvil, en la bolsa, no la abras hasta el recreo, que diga hasta que termines, y ten cuidado no te lo vayan a quitar de la mesa que eres muy despitado"...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te enteras, Miguelico. Comento abajo

      Eliminar
  9. Que lo de dejarlo en la mesa, Miguel, es una tontería FADA. Tuvieron una de esas rondas internas de comentarios y llegaron a la conclusión de que dejarlo sobre la mesa (a merced de los "chorizos") era una buena solución.

    Digo exactamente lo contrario. Vuelvo a repetirte mi comentario de arriba sobre la "solución FADA". Dije que:

    a) era antireglamentaria (contra las propias reglas de la FADA). Es que no se enteran. Las normas de la FADA prohíben a la FADA dar ese tipo de normas como el de poner el móvil sobre la mesa.
    b) Tampoco respetaba la regla FIDE existente;
    c) Dejaba inquieto al propietario. ¿Podía el dueño tomar el aparato cuando se ausentaba momentáneamente de la mesa? ¿Usted, lector, dejaría su querido móvil sobre la mesa mientras se ausentaba en los servicios, por ejemplo, a la vista de cualquier "chorizo"? .

    ResponderEliminar
  10. La directiva de la FADA estudió este tema exclusivamente para la competicion por equipos, y en la proxima circular, previa al comienzo de la competición, se incluirá una nota al respecto.

    La medida que propone Guillermo del sobre sellado creo que es interesante, especialmente en torneos open con mucha participación.

    El movil sobre la mesa, apagado, en un encuentro por equipos no me parece mala opción. El peligro de que te lo roben creo que es ridiculo cuando estan tus compañeros de equipo sentados junto a ti y cuando en la sala de juego de un encuentro por equipos suelen jugarse 5 o 10 partidas. En todo caso es una opción que se da, si no gusta puedes dejar el movil en el coche o en casa.

    ResponderEliminar
  11. Bien, está claro que hay tantas opiniones sobre el 11.3 como blogueros. Vayamos por partes. El primero al que respondo es a Miguel.

    Un combate de judo dura menos de media hora. Puedes estar perfectamente "desconectado" del mundo treinta minutos y no pasa nada.

    Un partido de tenis o padel tienen descansitos: en un torneo "normal", puedes ver el móvil en un descanso. En un torneo importante siempre tienes a tu entrenador por si acaso para que te controle el móvil.

    En el fútbol lo mismo: tras 45 minutos puedes revisar el móvil. Muchos lo tienen incluso en el banquillo.

    El ajedrez tiene un enorme problema que es la duración de las partidas. Debes estar hasta cuatro horas desconectado del mundo y no tienes descansos para ver el móvil porque, obviamente, es un dispositivo sospechoso.

    Ya me dirás que una maratón es igual, porque estas tres o cuatro horas corriendo sin parar. Pero tú no haces una maratón cada fin de semana: te daría un patatús.

    Y por otro lado, en un encuentro por equipos, cinco jugadores llegan tras 200 km de viaje y lo menos prudente es dejar los cinco móviles en el coche.

    Así pues, es razonable que los jugadores se presenten en la sala de juego trayendo sus móviles

    ResponderEliminar
  12. Ismael: yo estuve en la reunión en la que se dijo que lo más prudente era poner el móvil encima de la mesa para evitar suspicacias. Con la reglamentación que acaba de caducar eso no podía hacerse (llevar un móvil estaba prohibido, luego no puede estar en la mesa). Con la que acaba de entrar en vigor hoy mismo, podría tener sentido (claro, dentro de la bolsita ya conocida).

    Pero el móvil sobre la mesa da pie a poder poner encima de la mesa muchas más cosas: puedes poner las llaves, la cartera porque te molesta sentado, el típico plátano de media partida o la botellita de agua o la tacita de café... Sabiendo que además tiene que estar la planilla, el reloj y las piezas ya capturadas, la mesa de juego puede ser un expositor de mercadillo (de hecho, hace muchos años cuando no existían los móviles, algunos jugadores montaban un auténtico tenderete en la mesa).

    Podría ser una opción en una competición por equipos que cada club tuviese un buzón o taquilla en el que se puedan meter los móviles de los jugadores.

    ResponderEliminar
  13. Guillermo: para hacer una jaula de Faraday no basta con un trocito de papel de aluminio. Se debe envolver el móvil por completo en aluminio para conseguir que el flujo neto a través de la superficie sea 0. Es posible también hacerlo con una malla de alambre, cerrada por los extremos.

    Desde aquí lanzo un experimento para todos vosotros: envolver vuestro móvil en papel de aluminio por completo. Esperar unos diez o quince segundos. Llamar desde otro teléfono a vuestro teléfono a ver si es posible.

    Otro experimento es meter el móvil dentro del microondas: se supone que el microondas está aislado para que no permita el paso de las ondas al exterior, con lo que si llamáis, el móvil estará "fuera de cobertura". Una puntualización: no pongáis el microondas en funcionamiento...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique, ya hice la jaula de Faraday ayer, por petición de Guillermo, desconocía yo esa particularidad del papel de aluminio

      [img]https://lh5.googleusercontent.com/-MyfUmI-Oz6Y/VCvcRCZ0e2I/AAAAAAAAGDA/r3fz3fTYgEA/w230-h409-no/IMG-20140930-WA0013.jpg[/img]

      Eliminar
  14. ¡No me digas, Enrique, que no basta un trocito de papel de aluminio...! Enrique: ¡que llevo tres años proponiendo el sistema en Roquetas! Si quisieras leerme bien verías que digo más arriba: "...envolvemos el móvil en papel de aluminio". Envolver es cubrir o rodear un objeto por todas sus partes.

    Por supuesto, es una cosa muy trivial en Física y se denomina "jaula de Faraday". No lo he inventado yo. Si lo hubiera inventado yo se llamaría la "jaula de Barranco". Y no. Jejeje.

    Lo que sí constituye, creo, una proposición mía es aprovechar el fenómeno de la jaula de Faraday para resolver el problema de los móviles. Es una solución de coste bajísimo y muy sencilla. La parte fundamental de lo que propongo es el sellado de seguridad.

    Cuando se hace lo que propongo se consiguen varias cosas:

    1) Se anula completamente al móvil como "dispositivo de comunicación". Es importante captar esto porque al dejar de funcionar como "dispositivo de comunicación" también deja de estar sometido a la regla del ajedrez sobre los "dispositivos de comunicación", durante la partida.

    2) El artilugio queda bajo la posesión y responsabilidad de su dueño y no de un tercero. Podemos olvidarnos del cajón que proponíais muchos árbitros. Podemos olvidar esa tontería de que la organización o el árbitro asuman responsabilidades legales como depositarios con algo tan delicado. Podemos olvidarnos de soluciones costosas, que se han realizado, como por ejemplo alquilar taquillas.

    3) El punto clave es que el árbitro sella e identifica el sobre o bolsita o cajita, o petaca (que las venden) que presente el jugador. Y, luego, controla la integridad del sello de seguridad. Todo por casi nada y en pocos segundos. Si el jugador no desea ver perdida la partida deberá someterse a la rápida revisión arbitral.

    Veo que esto merece un post, Miguel. Aún me quedan detalles...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guillermo, ¡ERES ADMIN DEL BLOG! puedes hacer lo que te salga de tus posaderas, ¡Ya lo sabes!

      Eliminar
  15. Rafael Sánchez (Pozoblanco,Córdoba.)


    Artículo 11.
    - Está usted sancionado.
    - ¡Léame mis derechos!
    - Mierda¡ ¿qué hacemos? ¡Pide que leamos! (ayudante de organizacón).
    - Es listo el pajarín... Llevatelo a la sala de registros...

    ResponderEliminar